A PESAR DE TODO. CAP. 03: Sorpresas.

Subo al coche muy emocionado por ver a Sara, mi enamorada. Hace mucho que no la visito, estuve ocupado con mucho trabajo y pienso hacerle un detalle.
Paso por una florería y compro las rosas más frescas; pensaba en en el discurso que le diría a llegar a la puerta de su casa. ¿Que tal unos chocolates? Sí creo que es una buena idea.
¿Cuál será su reacción al verme después de tanto?
Toco el timbre pero nadie contesta supongo que no está.esperaré adentro para que la sorpresa sea aún mejor. Una vez en la sala noto un olor extraño como a alcohol, la llave de la ducha está abierta y se escucha el sonido del agua golpeando el piso de cerámica. ¿Estará tomando un baño? Me asomo con mucha curiosidad pero no hay nadie dentro giro la cabeza tratando de encontrarla y puedo ver al fondo la puerta de su habitación entreabierta. Me acerco tratando de hacer el mínimo ruido posible pues el sonido de la ducha camuflaba otro que no lograba distinguir,ya frente a la puerta era inconfundible el tan misterioso sonido. Eran gemidos.

Golpeé la puerta y ambos me miraron muy asustados. Sara estaba desnuda sobre Daniel y yo… y yo atónito no podía escupir ni una palabra.

-Sara… necesito una explicación.
-…
-¡SARA NECESITO UNA JODIDA EXPLICACIÓN¡ -la desesperación se apodera mí y golpeé a Daniel tantas veces y sin piedad alguna. Sara me pide que por favor lo suelte pero me es imposible escuchar algo en ese momento. Él suplicaba y corre poniéndose seguro debajo de una mesa.
-!ERES IDIOTA¡- grité perdiendo totalmente la cordura y golpeé su cabeza contra el suelo incontables veces. Sara me toma del hombro y la empujé contra la pared.
-¡TE CONSIDERABA MI HERMANO!- mencioné mientras lo sujetaba su cabeza ensangrentada.
-Siempre te quedabas con lo mejor, siempre conseguías sin mucho esfuerzo lo que yo nunca conseguí trabajando como un esclavo, amaba a Sara desde hace años, hice todo para que ella se quedara conmigo, mírala está dro…
Destrocé la mesa dejándolo inconsciente. Sara se tambaleaba hasta la mesa de noche buscando un florero pretendía lanzarlo pero no tenía fuerzas ni para ponerse de pie.
Se desplomó y entre llantos y balbuceaba que la perdone.
En aquel momento, los recuerdos invadieron mi cabeza, tantos momentos juntos tirados a la basura en menos de dos segundos. Salí corriedo del lugar y subí al coche con el unico fin de estrellarme muy lejos o tirarme de un barranco para acabar de una vez con mi estúpida existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s