MELANCOLÍA -Cap. 04: “Me estoy volviendo loco”.

*Tres días después*

8:00 pm creo que la llamaré, quizá podamos solucionar algo.
Saco el móvil, busco su número y al encontrarlo solo miro el teléfono por unos segundos, el silencio que hay me pone aún más nervioso, sé que al presionar un botón estaré hablando con ella y quizás me suelte a decir muchas tonterías, tal vez  ella no conteste pero en el mejor de los casos ella podrá escucharme y ayudarme.
Apretando los párpados presiono ese botón, todavía indeciso pero susurrando “Que pase o que tenga que pasar, que pase lo que tenga que pasar…”

-¿Hola?
-¡Naiara! –Exclamo con mucha felicidad al oír su voz.
-Hola Sebastián—Responde disgustada.
-¿Cómo estás?
-Tranquila, ¿y tú?
-Destrozado desde que te fuiste. Sabes…las cosas no han estado muy bien para mí no hay día en el que no me torture con esto, soy un idiota por dejarte ir te juro que si pudiera hacer lo que sea para regreses, lo que sea..yo te juro que…
-Sebastián. Me has dado los días más felices en nuestra relación, pasamos buenos y malos momentos, siempre me has escuchado y eras muy atento pero…ya no es lo mismo, has cambiado, no eres esa persona que me enamoró, ¿donde está tu sonrisa y mirada soñadoras?, ¿dónde quedó ese Sebastián que venía todos los días con un ramo de rosas a casa?. Muchas veces pensaba que era mi culpa que algo hacía mal pero nunca entendí lo que pasaba. Créeme que por más que lo intente, ya no te amo, lo mejor será que dejes de buscarme y puedas superar esto, te estimo mucho, pero nunca será como antes, lo siento, en serio lo siento.

No hago nada más que tratar de recuperar el aire y pronunciar entrecortado.
-Yo…yo te amo, podríamos intentarlo… trataré de darlo todo por ti.
-No puedo ya es tarde, ese sentimiento ya murió hace mucho.
-Te amo.
Ella corta la llamada.

No sé qué pensar ni hacer tomo asiento y medito esto, no puedo evitar llorar, me arrepiento por cada lágrima que ella derramó por mi culpa y no me ha importado, intento escribir, olvidar esto, desaparecer.

3:00 am estoy solo en la oscuridad, tirado en el piso con los ojos irritados de tanto llorar y los nudillos sangrando por golpear a la pared innumerables veces  pensando “¡Por qué demonios apreté ese botón!” Estuve lamentándome por las estupideces que hice hasta que de la nada escuché una voz que me dijo: “Sabías que esto terminaría mal”
Al principio tuve miedo, por un momento pensé que era Dios, luego escuché otra voz totalmente diferente y decía: “Levántate idiota, no vas a morir. Sigue intentando y ella se enamorará de ti, si pudiste hacerlo una vez, podrás hacerlo nuevamente”.
¿De donde vienen estas voces? Creo que me estoy volviendo loco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s